Growth Mindset vs Fixed Mindset. La clave de tu éxito y el de tu negocio

¿Alguna vez has escuchado que la clave del éxito no es el talento sino la disciplina? Este argumento, que ha salido de la boca de deportistas, artistas y exitosos empresarios, no es sólo producto de la creencia popular, sino del trabajo de investigación de Carol Dweck, la profesora y psicóloga detrás de la teoría del Growth Mindset.

Dweck identificó que las personas pueden dividirse en dos según su tipo de mindset. Es decir, según su tipo de mentalidad… La forma en que ven y perciben la vida. 

Por una parte están las personas con una mentalidad fija, o lo que ella llama Fixed Mindset. Estas son personas que creen que sus habilidades están fijadas. Es decir, que sus capacidades son específicas y limitadas a una cierta cantidad. Quienes tienen un Fixed Mindset piensan que son buenos para unas cosas y para otras no.

Por otra parte están las personas con una mentalidad de crecimiento, lo que se conoce como un Growth Mindset. Estas personas, por el contrario, tienden a creer que las habilidades pueden ser adquiridas y desarrolladas a través del trabajo, la práctica y el aprendizaje. 

También te puede interesar: Growth Hacking, qué es y cómo aplicarlo 

¿Por qué es importante tener un growth mindset?

La teoría del growth mindset ha cobrado relevancia porque en el trabajo de investigación de Dweck se han hecho varios hallazgos en ámbitos escolares, empresariales y deportivos acerca del impacto que tienen estas dos mentalidades en las probabilidades de éxito de las personas. 

Mientras que las personas que tienen un growth mindset obtienen resultados superiores en sus áreas de desempeño, las personas con un fixed mindset terminan rezagadas frente a sus pares sin importar qué tan talentosas sean.

La razón por la que esto sucede, según Dweck, es porque aquellos con una mentalidad de crecimiento tienden a poner mucha más energía en desarrollar habilidades que en aparentar ser talentosas. O para ponerlo en palabras simples: prefieren “volverse buenas” que “parecer buenas”. 

Por otro lado, quienes tienen una mentalidad fija suelen justificar los buenos resultados como producto de sus “dones” y los malos resultados como producto de sus “incapacidades”. Por lo tanto dejan de trabajar para perfeccionar lo que saben hacer bien, así como para mejorar aquello en lo que todavía no tienen habilidad o conocimiento. 

Estas dos mentalidades, pueden verse también reflejadas en las culturas organizacionales. Tras investigar varias compañías de la lista Fortune 500, Dweck encontró que los empleados que están en empresas con un “Growth Mindset” se sienten más empoderados y comprometidos. Mientras que los empleados de organizaciones con un Fixed Mindset suelen tener su cabeza más fuera que dentro de la compañía.

¿Cómo identificar personas que tienen un growth mindset?

Antes de responder esta pregunta es importante que entiendas algo. El Growth Mindset no es algo que se “posee” o que se “tiene”. Por el contrario es un rasgo que se puede desarrollar, que puede aparecer en algunos contextos y desaparecer en otros. 

Una misma persona podría desarrollar un fixed mindset, por ejemplo, frente a sus habilidades deportivas y un growth mindset frente a sus habilidades intelectuales. De igual forma, la misma persona podría pasar por momentos de vida en los que desarrolla su growth mindset y momentos de vida en los que no.

Identificar personas que cuentan con este rasgo se ha vuelto fundamental para que las compañías puedan conformar equipos que les ayuden a crecer y llegar más lejos. Y para ello hay unas pistas que nos pueden ayudar a lograrlo de forma más fácil.

La literatura de la doctora Dweck sugiere cuatro “reglas cardinales” que están presentes en las personas y organizaciones que cuentan con un Growth Mindset. A la hora de evaluar y seleccionar los miembros de tu equipo, es fundamental que diseñes preguntas, pruebas y situaciones en las cuales puedas identificar la presencia o ausencia de estas cuatro reglas.

Regla 1. Aprendizaje

Las personas que desarrollan un Growth Mindset se encuentran en constante aprendizaje. Sin importar qué tan buenas son en un área, siempre buscarán formas de aprender más acerca de aquello en lo que quieren volverse mejores.

Regla 2. Pasión y dedicación

Quienes tienen un Growth Mindset trabajan con pasión y dedicación y suelen explicar sus resultados a partir de su esfuerzo y su proceso y no de su talento. 

Regla 3. Aceptación del error y confrontación de las deficiencias

Se caracterizan por ser conscientes de sus puntos débiles. No tienen miedo a asumir grandes retos y fallar al afrontarlos. Ante el fracaso toman una actitud combativa y de mejora, en lugar de “esconderse” o “evadir” la responsabilidad para no desnudar sus falencias. 

Regla 4. Recursividad

Son conscientes de que esforzarse mucho no es suficiente. También entienden que su esfuerzo debe venir acompañado de nuevas estrategias de práctica y aprendizaje, así como del acompañamiento de otros para superar los momentos en los que se encuentren “atascados” en el camino.

¿Cómo promover un Growth Mindset en tu equipo o negocio?

Una buena noticia que ha arrojado el trabajo de investigación de la teoría del Growth Mindset, es que las personas con roles de liderazgo pueden ayudar a que sus equipos desarrollen una mentalidad de crecimiento. Esta regla aplica desde el rol que cumplen los padres en la crianza de sus hijos, hasta la labor de los entrenadores de deportistas de alto rendimiento. 

Como líder de equipo, tú podrás tener una gran influencia en la forma como tus colegas afrontan los retos organizacionales. Por eso, quiero compartirte a continuación tres de las tácticas más comunes que he encontrado en la literatura de Carol Dweck para lograrlo.

Contratar por mindset y no por talento

Es bastante común que las organizaciones busquen contratar personas talentosas. Sin embargo, en el proceso podrían obviar la capacidad que tienen los candidatos de desarrollar nuevos talentos o perfeccionar los actuales. Lo cual es un error. 

Una contratación de integrantes basada en mindset puede darle la misma importancia al nivel de conocimiento que tiene una persona en un área específica así como a la actitud que tiene dicha persona frente al aprendizaje y resolución de retos. 

Esta primera clave puede ser un gran atajo para construir una cultura de Growth Mindset en tu organización. Pues si tienes un personal que ya ha desarrollado esa mentalidad, será mucho más fácil que desarrollar la mentalidad de crecimiento en un personal que no la tiene. 

Reconociendo el proceso y no el don o el resultado

Aunque tener un equipo que ya trae desarrollado el Growth Mindset es importante, no lo es todo. La forma en que reconoces o felicitas su trabajo tiene una gran influencia en el tipo de mindset que se crea tanto de forma individual como colectiva. 

La investigación sugiere que aquellas organizaciones donde se felicita por talentos como la “inteligencia”, la “agilidad” o la “facilidad” tienden a provocar ambientes competitivos donde los empleados pueden perder la motivación, disminuir sus ganas de crecimiento e incluso hacer trampa para parecer mejores que los demás. 

Es por ello que una forma de promover el growth mindset es valorar el proceso que siguen los empleados para lograr sus objetivos. Reconocer el esfuerzo que hicieron para adquirir conocimientos y disminuir la valoración que se le da al talento natural.

Un buen líder tendrá que reconocer aquello que hizo cada miembro de su equipo para lograr sus objetivos y construirá su discurso de reconocimiento para hacerle saber que sus frutos no son producto de un don heredado, sino de la disciplina y el trabajo duro. 

Recompensando el esfuerzo y aprendizaje 

Finalmente está la táctica de los incentivos o recompensas tangibles. Piensa en la forma en que bonificas a tus empleados hoy en día y pregúntate: ¿las razones por las que estoy bonificando hoy a mis empleados fomentan una mentalidad de crecimiento o una mentalidad fija?

Si bien es común que muchas organizaciones premien a sus empleados por razones objetivas como las ventas, adquisición de clientes, entre otras. También es posible que se diseñen pequeños programas de incentivos que favorezcan el aprendizaje de nuevas habilidades o el descubrimiento de hallazgos relevantes a través de la experimentación.

Nota: los conceptos compartidos en este post son producto de la lectura de las publicaciones:

Y las charlas

Developing a Growth Mindset with Carol Dweck

The growth mindset, Carol Dweck at Google